Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipis cing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis theme natoque

Follow Me
TOP

Visitas guiadas Tui

Visitas guiadas tui que ver

¿Qué ver en Tui? ¿Qué hacer en Tui?

 

Hoy en día internet es el principal recurso a la hora de informarse sobre qué hacer o qué ver en un determinado lugar. Por eso, en esta publicación me dispongo a explicarte y a hablarte un poco de las posibilidades que tienes si te decides a visitar Tui, pero antes de nada un poco de historia.

La ciudad de Tui está situada al Sur de la provincia de Pontevedra y es la capital del Baixo Miño.  Sus características físicas y naturales, bañada por el río Miño y al abrigo del Monte Aloia, han favorecido los asentamientos humanos desde antiguo. Esto lo ponen de manifiesto los diferentes restos encontrados en las terrazas del Miño. Los primeros datos escritos que se conservan, son de época romana y nos hablan de la existencia de una población de cierta relevancia en la zona.

Tui casco histórico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Actualmente Tui es paso obligado del Camino de Santiago portugués, que en este tramo sigue la traza de una de las vías romanas más importantes, la Vía XIX del Itinerario de Antonino. Esta hace que se instalen a su paso asentamientos habitacionales a ambos lados del Miño (en la zona de las actuales Tui y Valença do Minho). De especial importancia la Mansio Tude en el actual territorio tudense.

Con el debilitamiento y posterior caída del Imperio Romano, otros pueblos venidos del Norte de Europa se hacen con el control de la Gallaecia. A esta zona, que comprendía el Norte de Portugal y el Sur de Galicia, llegan los Suevos fundando el primer reino medieval de Europa y posteriormente, los visigodos. En ambos casos, Tui continúa siendo un importante centro militar, administrativo y religioso. Incluso, Witiza, llega a instalar aquí su corte, y aunque no está claro, todo apunta a que fue en la zona de Pazos de Reis.

En los siglos sucesivos, serán los árabes y los normandos los que invadan la ciudad, dejándola prácticamente en ruinas. Si bien es cierto que el Miño era una fuente de riqueza, ya que favorecía la agricultura, los intercambios comerciales o la pesca, también era el principal punto de entrada de aquellos que no venían con las mejores intenciones.

A finales del siglo XI el rey Alfonso VI reparte el reino de Galicia entre sus hijas Teresa y Urraca, creando dos condados, el de Portugal para Teresa y el de Galicia para Urraca. Se puede decir que este es un momento clave en el inicio del proceso que años después dará lugar a uno de los hitos históricos peninsulares más importantes, en el que Tui tendrá un papel fundamental: la Independencia de Portugal. El Miño se convertirá en un punto clave y a ambos lados no dejarán de sucederse las intrigas, los pactos y las traiciones. En el año 1140 Afonso Henríques se autoproclama rey de Portugal, solo tres años después de la firma de Tratado de Tui.

Vista de Valença do Minho y Puente Internacional.

 

En el siglo XII el rey Fernando II decide reformar, ampliar y dotar a Tui de un sistema amurallado más eficiente y seguro. Comienza entonces a configurarse la ciudad tal y como hoy la conocemos. Desde entonces hasta ahora la historia no ha parado, y en paralelo la ciudad no ha dejado de evolucionar.

Cientos son las historias que se podrían contar, desde el papel que jugó Tui en las Revueltas Irmandiñas (con la familia Soutomaior y Pedro Madruga como protagonista indiscutible) hasta la presencia y expulsión de los judíos, la Guerra de la Restauración, la ampliación de los recintos fortificados, la Invasión Francesa o la construcción del Puente Internacional que vino a reforzar los lazos entre las dos poblaciones y trajo la modernidad. Recientemente, esta unión se ha reforzado todavía más con la creación de la Eurociudad Tui-Valença.

 

Una vez hecho este recorrido fugaz por su historia y evolución, te voy a contar qué ver en Tui.

 

Puente Internacional.

Desde el punto de vista turístico, Tui cuenta con un gran patrimonio artístico y natural. Destacan su Casco Histórico con las iglesias, callejuelas y pasadizos; el Monte Aloia con sus rutas, restos arqueológicos y misterios; el río Miño, donde podrás disfrutar dándote un baño o practicando cualquiera de los deportes que te ofrecen las diferentes empresas de turismo activo; y por supuesto Portugal. No debemos olvidar lo cerca que se encuentra Tui de Valença do Minho (Eurocidade Tui-Valença).

Bajo mi punto de vista, no hay nada mejor que callejear hasta el paseo fluvial y recorrerlo admirando las impresionantes vistas, cruzar el Puente Internacional (que es toda una experiencia, sobre todo si te cuadra justo en el momento en el que pasa el tren) y subir hasta la fortaleza de Valença. (otro día os contaré qué hacer y qué ver en Valença do Minho)

El Conjunto Histórico de Tui es el segundo en extensión e importancia de Galicia después del de Santiago de Compostela. Su Casco Antiguo, que en el pueblo conocemos como “las Calles Viejas” conserva algunos restos de la antigua muralla y alberga algunas joyitas. La primera de ellas, la Catedral que está construida en lo alto de la colina y destaca por su aspecto de fortaleza. El exterior no desmerece en nada al interior y una vez entres, no dejarás de sorprenderte con todo lo que allí te puedes encontrar: el claustro gótico con su espectacular mirador o la torre de los Soutomaior, el museo catedralicio, los órganos barrocos, los ricos retablos…

Otros lugares destacados del Casco Antiguo son la iglesia de San Telmo, ejemplo de las relaciones e intercambios con Portugal, siendo el único ejemplo de barroco portugués en la zona; el Convento de las Clarisas, conocidas como las monjas encerradas por ser un convento de Clausura, donde por cierto, podrás comprar uno de los postres más típicos de Tui: lo pececitos de almendra; el Convento de Santo Domingo con la alameda; los jardines de Troncoso, construidos sobre las segundas murallas; el paseo fluvial, y muchas cosas más. Lo cierto, es que las propias calles son una obra de arte, muchas de ellas excavadas en la propia roca, y en sus cartelas puedes ver los diferentes nombres que han tenido a lo largo de la historia. Un dato este, muy importante, ya que nos permite entender cómo se agrupaban los gremios por calles.

Vista de la Catedral desde el convento de las «Encerradas».

 

Recientemente, en octubre de 2019, Tui ha entrado a formar parte de la Red de Juderías de España por su importante herencia judía. De este pasado se conservan algunos restos materiales de gran relevancia, como los Sambenitos, de los que tenemos una muestra en el museo de la catedral, la menorá grabada en una de las piedras del claustro, la casa de Salomón, la denominada como Torre do Xudeo o la Porta da Pía, que haría referencia a la existencia de una pía de gran tamaño para el baño ritual y que estaría pegada a la sinagoga. Esta puerta, de la que hoy solo conservamos el nombre y algunos elementos arquitectónicos era la entrada principal a la ciudad.

Se sabe que la comunidad judía se estableció en Tui en torno al siglo XI, atraída por su floreciente comercio, y que convivió en relativa calma hasta el famoso Edicto de Expulsión de 1492. Contaba con todo lo necesario para la comunidad, como sinagoga, carnicería o cementerio, y sus miembros desarrollaban profesiones de cierta consideración como la de platero o mercader.

Fuera de esta zona, no dejes de darte un paseo por la Corredera, el paseo principal del pueblo, de fijarte en nuestro precioso palco de la música del siglo XIX, y como no, de tomarte algo una de las muchas terrazas que te vas a encontrar.

 

¡Visita Tui y disfruta de todo lo que te puede ofrecer!

Regístrate ahora!!

Únete a la comunidad de Artexprés para tener acceso a tus visitas y más información gratuita.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies