Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipis cing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis theme natoque

Follow Me
TOP

Visitas guiadas Tui

Visita a la Catedral de Tui

 

 

En Tui hay muchas cosas que ver y muchas cosas que hacer, pero sin duda, la Catedral es una de las que no te deberías perder. Puedes optar por hacer una visita por tu cuenta, ya que con la entrada te facilitan una audioguía, o realizar una visita guiada acompañado de un historiador del arte. (A partir del 1 de julio, se realizan visitas de lunes a sábados a las 11:30h y 13:00h. Más información) Ambas alternativas son una buena idea para conocer más a fondo este edificio y su interesante historia, pero sin duda, el que alguien que lo conozca bien te cuente todos sus secretos siempre es mucho mejor y más ameno.

 

Es uno de los ejemplos más interesantes de la arquitectura medieval peninsular y paso obligado de los peregrinos en su camino a Santiago.

 

La catedral de Tui es un edificio singular. Nada más verlo uno no puede dejar de pensar que su aspecto se asemeja más al de un castillo que al de un templo religioso. Esto no es exclusivo de Tui. Hay otros ejemplos relevantes, como la Catedral de Oporto o la Catedral Vieja de Coímbra, en los que sus almenas también llaman la atención, pero la de Tui es la más espectacular de todas ellas.

En el caso de la Catedral de Santa María de Tui, esta se encuentra sobre una colina dominando el Miño. Se construyó en un lugar estratégico desde el que se podía vigilar todo aquello que entraba por el río, y como no, la otra orilla. Durante el periodo anterior a la Independencia de Portugal, Tui fue un lugar clave. Aquí se sucedieron las intrigas, los acuerdos, las incursiones y las traiciones. Se apunta a la Catedral, y en concreto a la Sala Capitular románica, a la que hoy en día se puede acceder a través del claustro, como posible lugar donde se habría firmado el famoso Tratado de Tui, también conocido como la Paz de Tui. Afonso Henríques y su primo Alfonso VII, el emperador, se daban una tregua en 1137, y sólo 3 años después, el primero, se autoproclamaba rey de Portugal.

 

Vista desde la Alameda de Tui

 

Lo interesante de este documento es que en él ya se establecía el límite político en el río Miño entre Galicia y Portugal. Formándose así, la que se considera la frontera más antigua de Europa. Lo curioso de todo esto, es que a pesar de este límite político, la diócesis tudense hasta el siglo XV se extendía más allá de la frontera del Miño.

La catedral ha evolucionado mucho en sus casi 1000 años de historia, y ha sido testigo de infinidad de acontecimientos. Se trata de un auténtico libro en piedra en el que se puede leer toda la historia y evolución de la ciudad.

El edificio actual se comienza a edificar a comienzos del siglo XII en estilo románico. De este periodo podemos ver la portada norte, con la escultura de San Epitaceo; el transepto, con una muestra muy interesante de capiteles historiados, y la Sala Capitular. Esta última es la zona más antigua que se conserva.

Portada Principal

Durante los siglos siguientes y hasta el XV, el estilo dominante fue el gótico, y en este sentido, la Catedral de Tui es uno de los conjuntos arquitectónicos más importantes de Galicia. Su Portada principal es una buena muestra de ello. Presenta un complejo programa iconográfico entorno a la Natividad de una gran calidad artística. Un pórtico de entrada con tres grandes arcos ojivales, en cuyos pilares podemos ver una curiosa representación de la Anunciación.

Otro de los elementos de este periodo, es el claustro con su peculiar inclinación y aspecto fortificado. Hay varias cosas que te llamarán la atención: la menorá grabada en una de las piedras, testigo del pasado judío de la ciudad, la torre de los Soutomaior y las cubiertas del claustro, las piezas de carácter arqueológico y religiosos que están esparcidas por todo su perímetro, o la cantidad de marcas de cantero que inundan sus paredes.

De finales de este periodo es el Palacio de Don Diego de Muros, situado sobre la capilla de Santa Catalina, actual museo catedralicio, y la Torre de San Andrés, mandada edificar por el obispo Juan Fernández de Soutomaior, y que debía funcionar como capilla funeraria de la familia, como ponen de manifiesto los sepulcros pétreos que alberga.

Claustro Catedral de Tui

A medida que se avanza en el tiempo, se van produciendo reformas y ampliaciones que van configurando la catedral actual. La más importante de ellas, fue la reconstrucción de la cabecera a finales del siglo XV. La solución que se dio parece que nada tenía que ver con la original. Sobre este tema existe una gran controversia, entre los que creen que debía contar con una girola, teniendo en cuenta las tres naves que posee el transepto, y aquellos que no.

Pero si hay algo que realmente llama la atención de los visitantes en este edificio es el apuntalamiento de alguno de sus arcos, y los tirantes que se fueron colocando desde el siglo XV hasta el año 1715. Estos le dan un aspecto muy característico al interior. Un interior repleto de joyas artísticas: Los retablos de diferentes épocas y ricos estofados, de los que yo destacaría el de la Expectación y el de las Reliquias de San Telmo, los órganos barrocos, realizados en 1714, la sillería del coro de Castro Canseco, el impresionante monumento de Semana Santa, y como no el Tesoro de la Catedral formado por orfebrería, tallas, telas…

De él hay una buena muestra en el Museo Catedralicio. Este espacio alberga entre otras muchas maravillas, una custodia de asiento de la escuela vallisoletana realizada en 1602, una Virgen con Niño gótica o cálices y copones de diferentes épocas. Llaman mucho la atención el copón de coco y el atril Namban, testigos de los gustos por los productos de ultramar, o el cáliz gótico que se cree fue hecho por plateros judíos. Precisamente de ese legado judío, tan importante para la ciudad de Tui, se conservan unos Sambenitos realizados en lienzo, y de los que podrás admirar una pequeña muestra en este museo.

Detalle del claustro de la catedral

 

Para terminar este pequeño recorrido, no me podía olvidar, del conocido como Paseo de Ronda, un mirador espectacular al que podrás acceder a través del claustro. Busca la puerta custodiada por los leones y pasa sin miedo, porque lo que vas a ver merece mucho la pena.

Enlace de interés: Web Catedral

Regístrate ahora!!

Únete a la comunidad de Artexprés para tener acceso a tus visitas y más información gratuita.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies